Cookies y otros datos de sitios web.

Esta web utiliza cookies para supervisar la actividad de la web. Haz click en el   link para más información Validar

Tu actividad
reciente
!

Bienvenido a tu histórico de búsquedas

Hemos salvado la información importante de las búsquedas anteriores para hacer tu vida más fácil.

???private_mode_title???

???private_mode_text???

Últimos neumáticos vistos

Últimos distribuidores vistos

últimas búsquedas

conducción segura

Desgaste

¿Por qué los neumáticos se desgastan con mayor o menor velocidad?

Wear and Tear

 


El kilometraje final de una cubierta depende de varios factores:

Algunos dependen directamente del motorista: presión en el inflado, carga que se transporta, velocidad del vehículo, estilo de conducción (frenado y aceleración).

Otros no, y requieren que el modo de conducir se adapte al tipo de superficie:

  • Uso por carretera : sinuosidad del asfalto, tipo de recubrimiento
  • Uso fuera de carretera: tipo de terreno (tierra, piedras, barro…), temperatura ambiente

La influencia que puede tener uno solo de estos factores puede pasar desapercibida sobre las prestaciones del neumático, pero si se acumulan diversos factores el desgaste será mucho mayor.

En gran parte, la banda de rodadura garantiza la adherencia del neumático al suelo. Cuanto más desgaste, menos capacidad tendrá la cubierta para evacuar el agua, así que habrá que reducir la velocidad sobre suelo mojado.

Asegúrate de controlar regularmente el desgaste de los neumáticos.

 

¿Cómo se puede controlar el desgaste de los neumáticos?

El control de desgaste debe hacerse siempre en varios puntos del neumático.

Este control se puede efectuar con un medidor de profundidad u observando los testigos de desgaste de la banda de rodadura (su símbolo está situado en los flancos de los neumáticos).
Si se llega al límite de desgaste legal o técnico, hay que cambiar el neumático.

 

¿Cuándo y cómo examinar los neumáticos?


Hay que examinar los neumáticos regularmente para detectar el desgaste irregular y posibles daños.
Se puede proceder de la siguiente manera:

  • Banda de rodadura: para detectar la presencia de cuerpos extraños, de cortes, de deterioración localizada o de desgaste irregular
  • Flancos: para detectar daños causados por golpes (bordillos, baches…), cortes, grietas o deformaciones anormales
  • Zona de agarre de la llanta: para detectar rayados y deterioración de la llanta

Cualquier perforación, corte o deformación visible en la banda de rodadura, en los flancos o en la zona de agarre deben ser examinados con profundidad (parte interna y externa) por parte de un profesional de los neumáticos. Esto también se aplica a cualquier deterioración de las llantas.

En cualquier caso, no reutilices unos neumáticos que presenten daños o deformidades, tengan las gomas o capas despegadas, se hayan deteriorado a causa de sustancias grasas o corrosivas, o presenten grietas o abrasión en las gomas interiores debido a la conducción con una presión insuficiente.

En cada revisión del vehículo comprueba el estado de los tapones de las válvulas. En caso de duda, cámbialos.