Cookies y otros datos de sitios web.

Esta web utiliza cookies para supervisar la actividad de la web. Haz click en el   link para más información Validar

Tu actividad
reciente
!

Bienvenido a tu histórico de búsquedas

Hemos salvado la información importante de las búsquedas anteriores para hacer tu vida más fácil.

???private_mode_title???

???private_mode_text???

Últimos neumáticos vistos

Últimos distribuidores vistos

últimas búsquedas

conducción segura

¿Cuándo debo cambiar los neumáticos?

Tu seguridad es lo más importante: comprueba tus neumáticos

Unos neumáticos en mal estado pueden perjudicar el rendimiento de tu vehículo y poner en peligro tu seguridad o la de tus seres queridos.

Es recomendable comprobar una vez a la semana:

  • el estado de los neumáticos.
  • la profundidad del dibujo.
  • los daños por golpes o cualquier signo anómalo de desgaste.
    Dos veces al mes: la presión de cada neumático.

En caso de duda, ¡déjate aconsejar por un experto!



6 motivos para cambiar los neumáticos

1. El neumático está pinchado

 

Aunque sean muy resistentes y capaces de aguantar numerosos choques, los neumáticos pueden pincharse. En ese caso, el neumático debe someterse a un examen por parte de un mecánico profesional. Solo él puede garantizar que la cubierta interior no ha sufrido daños y que el neumático no ha sufrido daños irreparables.

2. Ha alcanzado el límite legal de desgaste

 

The legal tread wear limit has been reached
 
 
Las marcas en forma de muñeco MICHELIN en la parte lateral del neumático indican la posición de signos de desgaste. Estos indicadores parecen pequeñas protuberancias y aparecen en la parte inferior de los surcos principales. Cuando la altura de la goma restante llega al nivel de esta marca, significa que el neumático ha alcanzado el límite legal de desgaste de 1 mm. Michelin recomienda cambiar los neumáticos antes de haber alcanzado este límite. Si se sobrepasa, los neumáticos pueden comprometer la seguridad, la adherencia y la eficacia, especialmente en superficies mojadas.

3. Los neumáticos presentan  signos de envejecimiento

 


Es difícil predecir la duración de los neumáticos, ya que no depende de su fecha de fabricación. Incluso los neumáticos que no han rodado o que lo han hecho pocas veces, pueden mostrar signos de envejecimiento. Hay muchos factores que pueden afectar a su vida útil: el clima, las condiciones de almacenamiento y uso, la carga, la velocidad, la presión, el mantenimiento, el estilo de conducción, etc.

Michelin recomienda a los conductores que dediquen regularmente unos minutos a los neumáticos para detectar cualquier signo exterior de envejecimiento o de desgaste: deformaciones o grietas en la banda de rodadura, en la aparte trasera, en los laterales, etc.
También, debe revisarlos un profesional para que confirme si pueden seguir utilizándose o no.

¡La prueba de los 5 años antes de que sea demasiado tarde!

A partir del quinto año de utilización en adelante, un profesional debe revisar los neumáticos cada año. Si es necesario cambiarlos, sigue las recomendaciones del fabricante para la sustitución de los componentes originales. Como medida de precaución, hay que cambiar el neumático si tiene más de 10 años, aunque su estado general sea bueno y no haya alcanzado el límite de desgaste.

4. El neumático está dañado

 

The tyre is damaged


Una acera, un agujero o un objeto contundente pueden dañar seriamente el neumático. Cualquier perforación, corte o deformación debe ser examinada minuciosamente por un mecánico profesional. Él es el único que puede confirmar si el neumático se puede reparar o no.
Por regla general, debes evitar circular con un neumático dañado o plano.

 

¿En qué casos se considera que el neumático es irreparable?

  1. Pinchazo en los flancos laterales
  2. Aros del talón a la vista o deformados
  3. Banda de rodadura despegada o deformada
  4. Desgaste que deja a la vista la lona o la carcasa sobre la banda de rodadura o el flanco
  5. Deterioro debido a hidrocarburos o a sustancias corrosivas
  6. Jaspeaduras o raspaduras en las caras internas tras haber circulado con los neumáticos a baja presión

5. El neumático presenta un desgaste inusual

 

El desgaste anormal de la banda de rodadura (localizado en ciertos lugares como la parte central o en los laterales) indica, a menudo, la existencia de un problema mecánico (amortiguación desgastada, transmisión, fijación, etc.) o un problema de nivelación. También, puede deberse a que la presión no es la adecuada.

Para evitar un desgaste desigual, debes comprobar el equilibrado de las ruedas cada seis meses. Esta operación prolongará la vida útil de tus neumáticos y conseguirás una conducción más cómoda. También, puede ocurrir que el desgaste de los neumáticos parezca demasiado exagerado en comparación al kilometraje realizado o a otras motos que circulan de forma similar.

En tal caso, lo mejor es que consultes a un especialista.

6. Los neumáticos no están adaptados a tu vehículo

 

Elige el neumático según la legislación y el tipo de material recomendado para tu vehículo. Para conseguir un rendimiento óptimo, utiliza neumáticos con bandas de rodadura idénticas en la parte delantera y trasera. Si el diseño, las bandas de rodadura o el estado del desgaste son diferentes, la adherencia y la estabilidad pueden verse afectadas.
No utilices en el mismo vehículo neumáticos radiales y no radiales, salvo que así lo especifique el fabricante.

A la hora de cambiar tus neumáticos, visita nuestro selector de neumáticos o consulta a uno de nuestros especialistas para elegir la opción más adecuada.