Cookies y otros datos de sitios web.

Esta web utiliza cookies para supervisar la actividad de la web. Haz click en el   link para más información Validar

Tu actividad
reciente
!

Bienvenido a tu histórico de búsquedas

Hemos salvado la información importante de las búsquedas anteriores para hacer tu vida más fácil.

???private_mode_title???

???private_mode_text???

Últimos neumáticos vistos

Últimos distribuidores vistos

últimas búsquedas

Viajes

La Atlanterhavsveien:
la carretera del
Atlántico en Noruega


Si tenemos en cuenta el tamaño de Noruega, la carretera del Atlántico es un minúsculo tramo de poco más de ocho kilómetros de largo. Muy reciente, ya que fue inaugurada en el año 1989, esta carretera atraviesa varias islas pequeñas unidas entre sí por un conjunto de ocho puentes. El más conocido es, sin lugar a dudas, el de Storseisundet.

Su forma curvilínea ha hecho de esta obra de arte un espectacular logro arquitectónico conocido en todo el país. Pese a su  tamaño, la Atlanterhavsveien se ha convertido, en menos de treinta años, en la carretera más visitada del país, solo por detrás de Tollsingen.

Asimismo, fue elegida "Construcción noruega del siglo" en el año 2005.

Una de las peculiaridades de la Atlanterhavsveien es que conduce al viajero por la línea invisible que delimita el fiordo y el océano. A un lado de la carretera se encuentra el oleaje del Atlántico Norte y, al otro, las aguas tranquilas y profundas de los fiordos de Noruega, que llegan hasta las montañas.

Un relieve caótico que, en ocasiones, hace que los viajeros no puedan circular bordeando el mar. Este es uno de los motivos por los que es una carretera tan conocida, especialmente por los motoristas que vienen a sentir la bruma del océano y el aire marino.

Durante algunos kilómetros, disfrutarás recorriendo las pequeñas islas y arrecifes que sustentan los puentes y viaductos.

Al sobrepasar el puente Storseisundet, se asciende al punto culminante de la Atlanterhavsveien, situado a 23 metros por encima del mar, y podrás admirar unas vistas increíbles. La carretera  recuerda a un cordón grueso que une varias islas cubiertas de hierba y turba.

Bonitas casas de madera pintadas de rojo, ovejas, muros de piedra con ecos de Irlanda o de Escocia, barcos de pesca amarrados al abrigo del viento y de las olas... Esta tierra toma su esencia de las landas del norte: dura y sólida, poderosa y auténtica.

La carretera del Atlántico se sitúa a cincuenta kilómetros al norte de Molde, conectando las localidades de Eide y Averoy. Es de fácil acceso y en la carretera 64 que conduce hasta el océano podremos encontrar el típico paisaje noruego.

Una ruta campestre con la cara al viento y las manos en el manillar para deleitarte durante kilómetros por una carretera que serpentea suavemente entre fiordos de un tono azul marino y pastos de un verde brillante.
Aunque el ambiente es más ocioso en el condado de Morge og Romsdal, no podemos pasar por alto la satisfacción de conducir por estas carreteras.

Estabilidad, manejabilidad, tracción... Las cualidades de los neumáticos MICHELIN Pilot Road 4 son innumerables y te permitirán disfrutar de la experiencia de descubrir nuevos lugares y de la carretera. En este litoral salvaje rodeado de un paisaje excepcional, el viaje adquiere dimensiones fuera de lo común gracias la impresión de estar atravesando el océano en moto.