Cookies y otros datos de sitios web.

Esta web utiliza cookies para supervisar la actividad de la web. Haz click en el   link para más información Validar

Tu actividad
reciente
!

Bienvenido a tu histórico de búsquedas

Hemos salvado la información importante de las búsquedas anteriores para hacer tu vida más fácil.

???private_mode_title???

???private_mode_text???

Últimos neumáticos vistos

Últimos distribuidores vistos

últimas búsquedas

Harley-Davidson & Michelin, historia de una colaboración

Dos marcas centenarias llenas de historia

Un éxito veloz en todo el mundo

Harley-Davidson y Michelin, dos empresas artesanales en sus comienzos, conocieron un ascenso fulgurante. Gracias a los éxitos que cosecharon en competiciones y a la invención del célebre motor bicilíndrico V-twin, Harley-Davidson se convirtió en 1920 en el fabricante de motos más importante.

Por su parte, Michelin conoció un gran éxito mundial gracias a la invención del radial, un neumático revolucionario patentado en 1946.

 

El nacimiento de una colaboración

Más de un siglo después de sus respectivos nacimientos, las dos empresas emprendieron su cooperación en el año 2008 con objeto de crear una gama de neumáticos especialmente concebidos para las Harley-Davidson. Hasta entonces, este tipo de colaboración era algo inédito para Michelin.

De hecho, estas dos empresas desarrollan conjuntamente este tipo de neumáticos y han establecido un co-brandingpara sus neumáticos, un caso único dentro del grupo Michelin. Y así fue cómo nació la gama Scorcher, que empezó a comercializarse en 2010.

 

Una colaboración muy enriquecedora para Michelin

Poco presente en el mundo de las motos crucero antes de 2010, Michelín se ha beneficiado gracias a su colaboración con Harley-Davidson de la experiencia centenaria del fabricante más importante de motos crucero del mundo. La importancia de Harley-Davidson es especialmente notable en los Estados Unidos, donde una de cada dos motos vendidas es un modelo Harley-Davidson.

Michelin también se beneficia de la exigencia de Harley-Davidson. Detrás de sus eternos aires de rebeldía, las máquinas Harley-Davidson son toda una combinación de distintas tecnologías y siguen un cuaderno técnico de especificaciones de una precisión excepcional.

El punto de vista científico de los ingenieros de Harley-Davidson hizo que los desarrolladores de Michelin se sintiesen a gusto enseguida. El fabricante francés, que lleva la calidad el producto y la innovación grabada en letras de oro en su ADN, se acostumbró rápidamente a tan alta exigencia técnica, lo que ha hecho posible que sus ingenieros exploten todo su talento.

 

La pericia de Michelin al servicio de Harley-Davidson

Por su parte, Harley-Davidson se beneficia de la capacidad de innovación de Michelin. El fabricante francés fue el primero en introducir la tecnología radial para los modelos Harley-Davidson: los modelos más deportivos del fabricante, como el famoso V-Rod y su motor Revolution, se benefician desde entonces de un neumático que conserva todas sus propiedades a velocidades cercanas a los 240 km/h.

Por otro lado, la firma de Milwaukee ha podido contar con la capacidad de adaptación de Michelin. Para responder a las exigencias tan específicas de las Harley-Davidson, especialmente en lo que respecta al peso, Michelin ha vuelto a relanzar el diseño de neumáticos diagonales, una tecnología que el grupo había dejado atrás después de la aparición del radial.

 

Una mecánica de trabajo bien atada

Para que Michelin desarrolle junto a Harley-Davidson un neumático se requieren unos veinte meses, desde el inicio del diseño hasta su comercialización.

Los intercambios entre el centro de investigación y de desarrollo Michelin, situado en Ladoux, al norte de la localidad francesa Clermont-Ferrand, y la fábrica de Kansas City donde se producen las gamas actuales de Sportster®, Dyna® y V-Rod®, se llevan a cabo principalmente mediante el envío de documentos informáticos.

Independientemente de sus diferencias, las dos marcas comparten unos valores comunes en lo que respecta a su cultura corporativa: productos intachables, respeto hacia el cliente y conservación del patrimonio de la empresa. Son dos compañías centenarias en el seno de las cuales es bien palpable el orgullo industrial.