Deterioro y desgaste de los neumáticos

¿Por qué algunos neumáticos se desgastan más rápido que otros?

moto editorial desgaste y deterioro consejos y recomendaciones

moto editorial desgaste y deterioro consejos y recomendaciones

El kilometraje final de un neumático depende de varios factores:

Algunos de ellos están bajo el control del motorista: presión de los neumáticos, carga, velocidad del vehículo, estilo de conducción (frenado y aceleración).

Otros no lo están, y alterarlos implicaría cambiar el tipo de conducción que se hace:

  • Tipo de carretera: número y grado de las curvas, tipo de superficie
  • Uso todoterreno: tipo de terreno (arena, grava, barro...), temperatura ambiente

Un único factor por sí mismo puede no afectar demasiado al kilometraje de un neumático, pero si se combinan varios factores, pueden contribuir a un desgaste mucho mayor.

Las bandas de rodadura son las que componen la mayor parte del agarre del neumático con la carretera. A medida que se desgastan, los neumáticos pierden la capacidad de repeler el agua. Por eso es importante rodar más despacio sobre superficies mojadas.

Es recomendable comprobar los neumáticos regularmente en busca de desgaste.

¿Cómo comprobar el desgaste de los neumáticos?

Siempre hay que comprobar el desgaste en varios puntos del neumático.

Las comprobaciones se pueden realizar con un indicador de profundidad o con los indicadores diseñados en la propia banda de rodadura (marcas visibles desde el lateral cuando hay desgaste). Si se ha alcanzado el límite legal o técnico, el neumático deberá desecharse y reemplazarse.

¿Cuándo y cómo comprobar los neumáticos?

Los neumáticos deben comprobarse regularmente para detectar cualquier desgaste inusual o cualquier daño potencial.
Sigue en orden los pasos detallados a continuación:

  • Banda de rodadura: busca objetos extraños, cortes, daños puntuales o desgate anormal
  • Flancos: busca daños por impacto (pavimento, baches...), cortes, grietas o deformidades inusuales 
  • Zona alrededor de la llanta o del asiento del talón: busca marcas hechas por rozaduras o daños en la llanta.

Todas las fisuras, cortes y deformaciones visibles en la banda de rodadura, en los flancos o en la zona donde el neumático toca con la rueda, deberían ser examinadas exhaustivamente (interior y exteriormente) por un profesional experto en neumáticos. Lo mismo vale decir respecto al deterioro de la llanta.

Bajo ninguna circunstancia deberían reinstalarse neumáticos que presenten daños, tales como un talón deformado o visible, goma o capas que se estén despegando, desperfectos causados por sustancias oleosas o corrosivas, o amarmolamientos o abrasiones en la goma interior como resultado de circular con presión insuficiente en los neumáticos.

Durante cada inspección del vehículo, comprueba que los tapones de las válvulas estén en buen estado. En caso de duda, reemplázalos.

 

¿Necesitas que te echemos una mano?